ARGENTINA.- Lo que había comenzado como una tarde de juegos terminó en infierno para una niña de 11 años que fue violada por el abuelo de su amiga mientras jugaban escondidas en la localidad de Isidro Casanova, Argentina.

La menor le pidió permiso a su madre para poder ir a jugar escondidas con su amiga, y cuando le preguntó con quién estarían la pequeña le respondió “va a estar el abuelo, él va a hacer el asado” por lo que no dudó en darle el permiso.

Sin embargo, cuando la menor regresó a su casa su madre notó algo diferente en su conducta, según relató estaba nerviosa e insistió varias veces en meterse a bañar.

Sorprendida ante los insistentes pedidos de su hija, le preguntó qué le pasaba y la menor confesó que el abuelo de su amiga había abusado de ella.

“Estábamos jugando a las escondidas y el abuelo me tocó mis partes íntimas. Me levantó la playera, me agarró la mano y la paso por su miembro”, le dijo a su madre.

El hombre, un mecánico de 67 años, la atacó mientras jugaba. De acuerdo al relato de la víctima, ella se había escondido en un cuarto que había en el patio de la vivienda.

“Me tapó la boca con la mano y me empezó a tocar”, reveló la menor, según le contó su mamá a Infobae. El infierno terminó cuando la esposa del abuelo también entró al lugar. “No me pudo hacer más nada y me fui corriendo”, agregó.

Según el relato de la madre, luego del padecimiento, la menor le contó a su amiga lo que había pasado y ella no le creyó. “Eso fue lo que le dolió más. Era su amiga y vecina de toda la vida”, contó la mujer.

Tras el relato de la menor, la mujer radicó la denuncia en la Comisaría 4º de San Alberto y tomó intervención la fiscal Silvana Breggia de la UFI especializada en delitos sexuales, que ordenó la aprehensión del sujeto y en las próximas horas será indagado. En tanto la nena, será sometida a exámenes médicos y psicológicos.

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}

loading...