loading...

loading...

Cuando anunció que la Marina tomaría el control de la operación de los puertos, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que no había control en los puertos y, dicho en otras palabras, la ley marcial de los grupos de la delincuencia organizada era plata o plomo.

También se refirió a un monstruo de mil cabezas que prevalece en las aduanas del país, especialmente desde que se han infiltrado a ellas grupos como Los Zetas y los Caballeros Templarios, los cuales tienen en común, además de su extrema violencia y los turbios negocios que manejan, que ambos fueron entrenados en su origen por el ejército mexicano.En el caso de Los Zetas, se conformaron como un grupo armado al servicio del Cártel del Golfo, alcanzando una presencia establecida hasta en 405 municipios de México; pero eso fue en 2010, ya hace una década y a la fecha su capacidad se ha visto mermada.

Sin embargo, en sus servicios prestados al grupo de Osiel Cárdenas Guillén, poco a poco fueron apoderándose de puntos estratégicos para el narcotráfico. Así, de forma paulatina, lenta pero segura, se metieron hasta el Sistema Nacional de Aduanas, donde no solo doblaron a los mandos superiores, sino que impusieron a sus alfiles en puestos clave, además de corromper a decenas, quizá cientos de empleados.

De esta forma las 48 aduanas de México se convirtieron en las principales puertas de entrada de cualquier mercancía ilícita para la delincuencia organizada.

Los Zetas ejercieron un férreo control en las aduanas de Tamaulipas, especialmente en las ciudades de Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

Un nombre: José Guzmán Montalvo, quien durante los mandatos de Felipe Calderón y Vicente Fox se encargó de la operación aduanera en México estuvo involucrado en múltiples investigaciones periodísticas donde se le identifica como un importante eslabón en la cooptación del narco y los empleados del sistema aduanal mexicano, especialmente cuando se trataba de productos chinos.

Sin embargo, en aquel momento el funcionario fue protegido por Francisco Gil Díaz, entonces secretario de Hacienda y, por cierto, padre de Gonzalo Gil White, quien actualmente tiene al menos tres órdenes de aprehensión en su contra por fraude millonario.

De esta manera, Los Zetas consiguieron un pase de entrada ilimitado para armas, dinero, contrabando de cualquier tipo y hasta personas que cruzaban por los puentes internacionales gracias a permisos de importación falsos.

Años después, en 2013, México y China profundizaron sus relaciones comerciales, especialmente gracias al estado de Michoacán, donde su producción de acero llamó poderosamente la atención de los inversionistas asiáticos.

Las minas donde se produce dicho mineral también atrajo el interés de los Caballeros Templarios, organización que junto a la Familia Michoacana, un 15 de septiembre de 2008, hace 12 años, emprendió un atroz acto terrorista en contra de cientos de morelianos que celebraban el grito de independencia, justo en el punto más álgido de la Guerra contra el narco de Felipe Calderón.

En 2014, este cartel llevó cientos de camiones cargados de acero al puerto de Lázaro Cárdenas desde el poblado de Arteaga, una comunidad donde nació “La Tuta”, el antiguo líder de los Templarios, quien rápidamente entendió la importancia de las aduanas.

Siguiendo el mismo modelo de los Zetas, los Caballeros corrompió a empleados aduaneros para asegurar que el metal pasara por el puerto sin complicaciones, lo cual se tradujo en millonarias ganancias.

Así, durante varios años se mantuvo el control, hasta que irrumpió el Cártel Jalisco Nueva Generación, que en los últimos cinco años ha ido apoderándose de puertos estratégicos como Manzanillo, el propio Lázaro Cárdenas y el más importante de todos: Veracruz.

Fue por todos estos hechos que los dos últimos gobiernos pusieran especial interés del entregar el control y la vigilancia de los puertos y aduanas marítimas y terrestres de México a las Fuerzas Armadas. Sin embargo, ha sido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el que ha consolidado el nuevo papel del Ejército y la Marina.

La medida fue anunciada después de varios meses en los que las autoridades han detectado un aumento del tráfico desde Asia de elementos para la fabricación del fentanilo. Este opiáceo sintético es después enviado a Estados Unidos, un país que ha sufrido de una severa epidemia relacionada con esta droga.

Con esto, la presencia y tareas de la Marina y el Ejército se extienden en el combate a la corrupción y el narcotráfico.

Fuente: Agencias

The post Los Zetas y los Caballeros Templarios, así lograron el control de puertos appeared first on Es Noticia Veracruz.

loading...