Columna de opinión de Benjamin Sánchez Flores
Regidor décimo de Coatepec, Veracruz.

Representar a las y los coatepecanos desde el Honorable Cabildo, ha sido una responsabilidad que he asumido con profundo respeto y profesionalismo desde el primer día; hacerlo desde la ciudadanía, encabezando la Primer Regiduría Independiente en la historia de Coatepec, ha sido una satisfacción que le agradezco a las y los miles de ciudadanos que nos distinguieron con su confianza.

Por ello, mis principios, mis valores, mi congruencia y sobre todo el bienestar de las familias coatepecanas, son elementos que antepongo a cada decisión que he tomado dentro del Honorable Cabildo; un compromiso ciudadano al cual no puedo darle la espalda.

En días pasados, el Ayuntamiento de Coatepec recibió el Dictamen de Decreto por el cual se reforman diversos artículos a la Constitución de Veracruz, modificaciones que nos quedaron a deber, por lo que, una vez analizados los aciertos, desaciertos y las incongruencias de dicha Reforma, el sentido de mi voto fue en contra.

Sin embargo, considero importante dejar en claro mi postura, estoy totalmente de acuerdo con el sentido de origen y con los objetivos que persigue dicha Reforma; sin embargo, los intereses personales y de grupo que manejaron el procedimiento, a la vieja enseñanza partidista mayoritaria, impidieron alcanzar el verdadero sentido de las reformas propuestas; por lo que no estoy, ni puedo estar de acuerdo en una reforma a modo, que disfrazada de un interés colectivo, busca proteger y privilegiar el interés particular.

Desde luego que celebro modificaciones importantes, como el fortalecimiento de la equidad y la paridad de género, la promoción y la protección de nuestra composición pluricultural y diversidad étnica, y además, el fortalecer el goce de los derechos y obligaciones de las mujeres en la vida política, social, económica y cultura del Estado, garantizándoles una vida libre de toda expresión de violencia.

Sin embargo, existen más diferencias que coincidencias. Baso mi posicionamiento en el propio argumento que las y los Diputados fundamentaron esta Reforma, ya que la establecieron con la finalidad de armonizarla con nuestra Carta Magna, algo que definitivamente no sucedió.

Como Regidor Independiente y Ciudadano, tengo la responsabilidad de decirlo, nuestra Constitución se encuentra aún lejos de estar a la vanguardia en Candidaturas Independientes, y esta Reforma, no es la excepción.

En ningún momento se buscó la equidad e igualdad para las y los Candidatos Independientes; por poner un ejemplo, la Constitución de Veracruz aborda el tema de las Candidaturas Independientes es tan solo cuatro párrafos, dejando de lado elementos fundamentales que sí son abordado en la Constitución Federal; ésta es una desventaja que desde luego vulnera los derechos político-electorales de las y los ciudadanos. Se pudo haber legislado al respecto, pero lo dejaron de lado.

Por su parte, la Reforma al Artículo 15 presentada, se quedó muy corta en su compromiso, ya que incumple con lo dictado en el Artículo 116, fracción I de nuestra Constitución Federal y lo establecido en el Artículo Sexto Transitorio donde la reforma aprobada en diciembre de 2019, especialmente al no contemplar la revocación de mandato para el Gobernador del Estado.

No fue incluida dicha figura, máxime que nuestra Constitución Federal establece el procedimiento para la revocación del mandato en el Artículo 35, fracción IX, párrafo primero, numerales del 1º al 8º, así como el Artículo Cuarto Transitorio, los cuales desde luego observaron, pero no cumplieron, cuestionando así el sentido objetivo de estas reformas. De haberlo incluido, hubiese implicado una Reforma al Artículo 44, párrafos primero y tercero de nuestra Constitución Estatal, situación que definitivamente no ocurrió; a eso se le llama, en una sola palabra: “incongruencia”.

Por cuanto hace a la Reforma del Artículo 19, donde se detalla la disminución de los recursos públicos destinados a los partidos políticos, estoy de acuerdo en lo general, ya que ha sido uno de los clamores insistentes de la sociedad e incluso, de los propios partidos políticos; no obstante, de estar de acuerdo con el fondo, no comparto la forma en la cual se diseñó y se piensa operar esta reforma, especialmente por tres motivos:

• Porque no existe equidad en la distribución de los recursos cuando se trata de Candidaturas Independientes;
• Por falta de transparencia en la aplicación de los más de 100 millones de pesos que el Gobierno del Estado estima como ahorro;
• Dicho ahorro pondría en jaque el cumplimiento de objetivos electorales y el desarrollo de actividades de educación cívica y fortalecimiento de la democracia

Por lo que respecta a la desaparición de los Consejos Municipales Electorales del OPLE, incluida en la Reforma al Artículo 66, considero que es una decisión de alto riesgo para la democracia y para la seguridad de las mujeres y los hombres que dignamente fungen como funcionarios ante las mesas directivas de casilla, situación que no soluciona la propuesta de instalar Consejos Municipales Especiales en algunos Distritos.

Quienes hemos estado inmersos en cada etapa del proceso electoral, a través de nuestros representantes de casilla, sabemos lo difícil y riesgoso que resulta para las y los funcionarios de casilla el trasladar los paquetes electorales ante los Consejos Municipales, los cuales de no existir, en la mayoría de los casos se duplicaría este riesgo, comprometiendo la paquetería electoral, los votos y por ende la elección misma; sin mencionar la seguridad de las mujeres y los hombres que llevan esta responsabilidad.

Por último, estoy a favor de la Reforma al Artículo 70, donde se reduce el periodo de gobierno de 4 a 3 años para el caso de los ediles y la posibilidad de su reelección; sin embargo, lo que no presenta lógica es nuevamente el fundamento utilizado, el cual establecen que dicha reforma se propone, cito: “en términos de la Constitución Federal”, es decir, para homologar ambos contenidos; entonces me pregunto, ¿por qué no fue así la reforma para incluir la revocación de mandato para el Gobernador del Estado?.

En resumen, las presentes Reformas denotan parcialidad, falta de transparencia, de credibilidad y de experiencia en el conocimiento legislativo; no quiero pensar que se trata de una reforma como coloquialmente se le conoce “a modo”.

Nuestra Constitución Estatal aún presenta un saldo pendiente por atender; el cual exige Diputadas y Diputados comprometidos, profesionales y honestos, por lo que resulta de suma importancia que las y los Diputados sean más ciudadanos, que rindan y promuevan el interés colectivo y no los intereses personales. Diputados ciudadanizados es lo que Veracruz requiere para salir adelante.

The post La otra cara de la Reforma a la Constitución de Veracruz appeared first on Es Noticia Veracruz.

loading...