Martínez de la Torre, Ver.- A más de 16 meses de que lograra el triunfo, con la aprobación de un puñado de ciudadanos, que hoy están más que arrepentidos de haberle dado el voto, José de la Torre Sánchez se ha convertido en una farsa con membrete de alcalde, pues en lo que va su gobierno sólo se ha dedicado a engañar a los martinenses, prometiéndoles seguridad para un municipio que hoy vive su más alto grado índice histórico de violencia.

Primero, y para ganarse la confianza del electorado, José de la Torre aseguró que a partir del primer día de enero regresaría la Armada de México a instalarse en Martínez de la Torre, pero todo resultó ser una mentira, ya que desde que ganó la elección y, aún ya como edil en funciones, no hizo la solicitud correspondiente. El engaño fue evidenciado por altos mandos de la Semar con un documento oficial que fue publicado hace algunos meses.

Luego, cuando la delincuencia comenzó a adueñarse de cada rincón de Martínez de la Torre y, tras las protestas de algunos ciudadanos, Pepe de la Torre echó un grito de auxilio y la MARINA llegó, pero sólo a hacer presencia por 48 horas. Los muertos se le fueron acumulando y la presión hizo que también anunciara una serie de acciones estratégicas para supuestamente “blindar” el municipio.

Entre esas acciones, el munícipe dijo que estaría la reactivación de los hasta ahora inoperantes módulos de seguridad que están en las entradas y salidas de Martínez de la Torre. Además, prometió que se harían operativos, que se instalarían retenes y que se mantendría una lucha frontal contra la delincuencia. Con nada de esto ha cumplido, es decir que hoy por hoy, todo se ha quedado en simples y estériles declaraciones.

Las mentiras han salido todos los días de la boca del alcalde y, mientras tanto, las estadísticas del Registro Civil indican que hasta el día 9 de octubre del presente año, en Martínez de la Torre habían muerto 712 personas, 143 con violencia, en este rubro se enmarcan las ejecuciones, homicidios, accidentes carreteros, suicidios, entre otros.

Martínez de la Torre se ha convertido en una ciudad violenta y sin ley, desde enero -de este 2018- los habitantes han tenido que lidiar diariamente con balaceras, ejecuciones y robos a mano armada, que se dan en pleno día y, algunos, a escasos metros del palacio municipal. El alto índice delictivo hace que esta localidad sea vista como una de las más inseguras y peligrosas de la entidad. Los ciudadanos ya tienen temor al salir a hacer sus actividades cotidianas.

Hace un par de días y, después de todos los asesinatos y robos ocurridos, nuevamente el alcalde José de la Torre anunció que el módulo de vigilancia, ubicado en la zona conocida como “El Mayoral”, iniciará con la inspección de taxis, por lo que autoridades municipales, policíacas, de tránsito y concesionarios ya sostuvieron una reunión para acordar cuáles serán los alcances del mismo.

La estrategia del edil parece ser la misma, engañar al pueblo, hacer como que trabaja y dejar que la delincuencia siga azotando a los habitantes de este municipio, quienes ahora ya comienzan a pensar que los mensajes que se han difundido en las últimas semanas, en los que se relaciona a José de la Torre con infractores de la ley, son ciertos, pues su “estrategia” no ha funcionado y sus mentiras han permitido que los robos, los secuestros, los homicidios, la extorsiones y otros delitos se mantengan a la alza. La policía y sus elementos “capacitados” sólo se dedican a agarrar borrachos.

Gvs

INFORMACION DE LARED

José de la Torre, un farsante disfrazado de alcalde

Contenido Patrocinado





Fuente: Es Noticia