NUEVO LEÓN.- Los traslados registrados durante mañana de este miércoles de los centros penitenciarios, originaron una serie de protestas por parte de los familiares de internos.

En el penal de Topo Chico, parientes de los reos se enfrentaron con uniformados y desde el interior del reclusorio arrojaron bombas de gas, para tratar de dispersarlos y calmar los ánimos.

Familiares de los internos mencionaron haber escuchados detonaciones del interior del Centro Penitenciario.

A temprana hora, el Gobierno Estatal detalló que se trasladaron a 501 reos de fuero federal y común a los Ceferesos 18 y 16 de Ramos Arizpe y Morelos respectivamente.

Además, se realizaron una serie de reacomodo de los penales de Cadereyta y Topo Chico, hacia Cadereyta.

Manuel Gonzales Secretario General de Gobierno, preciso que estos operativos forman parte de la despresurización de los centros penitenciarios y del plan del Gobierno Estatal, que culminara con el cierre del Penal de Topo Chico hacia mediados del 2021 casi al final del sexenio del gobernador, Jaime Rodríguez Calderón

Para lo anterior, se construirán 700 nuevas celdas en los penales de Apodaca y Cadereyta, 350 en cada uno.

Fuente: excelsior.com.mx

Fuente: Agencias

.fb_iframe_widget_fluid_desktop iframe {
width: 100% !important;
}